Celebramos 30 años.

Parque del Recuerdo celebra sus 30 años.

Desde hace más de tres décadas que el Cementerio Parque se consolida como una empresa líder en la región. Caracterizada por su innovación constante en sus servicios e instalaciones, la organización destaca su compromiso con los clientes y la sociedad durante estos años.

En el año 1988, nace Parque del Recuerdo como la primera propuesta de Cementerio Parque en la región del NEA, con el fin de brindar un espacio de armonía y paz para aquellas personas que perdieron a un ser querido, en un ambiente donde la naturaleza y la vegetación predominan. Ubicado sobre el camino que lleva a la localidad de Santa Ana, en el Kilómetro 6 de la Ruta Prov. 43, se encuentra su instalación de 8 hectáreas perfectamente acondicionadas para homenajear a quienes ya no se encuentran físicamente, y otorgar un espacio de serenidad y reflexión para sus visitantes.

Parque del Recuerdo comienza como un proyecto innovador en la región de la mano de una sociedad entre correntinos e ingenieros de La Plata, provincia de Buenos Aires, quienes supieron ver la necesidad social de tener un espacio digno para honrar a sus seres queridos. El proceso de creación del parque fue un desafío en esos tiempos, donde los espacios eran solo cañaverales vírgenes de la zona y las edificaciones requerían de grandes esfuerzos económicos y tecnológicos propios de aquellos años.

A inicios de los años ’90, la empresa comienza a transitar sus primeros logros con la venta de algunas pocas parcelas, entre ellas según destaca uno de sus fundadores Gustavo Alberto Fatelevich, alguna pertenecía a Don Donato De Bonis: “fue uno de los primeros en interpretar la idea de Parque”. Ya en ese momento, las instalaciones habían avanzado con un sistema de riego, el desarrollo de la administración y fundamentalmente con la creación de la Capilla Multiculto tan característica y concurrida por los lugareños de la zona.

A lo largo de sus 30 años, la evolución constante y la renovación de las instalaciones fue un pilar para su crecimiento. Desde la gerencia de la empresa, afirman que parte de la política y el compromiso para con el cliente es la constante inversión. Un ejemplo claro fue la creación del Crematorio propio, allá por el año 2011, situado dentro del cementerio con equipamiento de última generación para brindar respuesta a los nuevos requerimientos que la sociedad demanda.

La constante búsqueda por mejorar los servicios y hacer aún más ameno los espacios, llevó a la gerencia de la empresa, con el correr de los años, a realizar obras de mejoras y poner especial foco en la ambientación del lugar. Al respecto, Sonia Fernández, perteneciente al área de Cuentas Corrientes, comenta que “es un lugar donde la gente elige para honrar a su difunto. Acá la gente se prepara para ir el domingo a la misa, se queda y comparte en familia, uno se siente cómodo”.

La vegetación y el paisajismo muestran la personalidad de este espacio: un lugar agradable para recordar a quienes ya no se encuentran entre nosotros, a la vez de natural y sereno para los visitantes que lo recorren. Los trabajos continuos en esta área son hechos con estudios y relevamientos de profesionales, que ayudan a la planificación de los espacios para el cuidado de la vegetación y su óptima ubicación con el fin de preservar la naturaleza.

Compromiso social y capacitación constante

La calidad del servicio es el reflejo de un personal altamente capacitado y comprometido con sus clientes. La evolución de la empresa se debe gracias a la respuesta del público que se muestra agradecido por el servicio, y especialmente por el acompañamiento que todo el equipo realiza en estos momentos difíciles de la vida.

En tal sentido, Zunilda Sisnero, partícipe importante del área administrativa, quien en los inicios del Cementerio Parque fue el único personal desarrollando tareas por 3 años, expresa que “siempre se nos capacitó con una orientación a la calidad de atención al cliente con seriedad, y se nos estimuló para mejorar”.  Resalta que “al principio eran poquitos los servicios, entonces me buscaban cuando era necesario, después fue creciendo la cantidad de actividades y fui viniendo todos los días; también se incorporó gente, que algunos aún hoy están”.

Al respecto, Leandro Fatelevich, Gerente General afirmó que es fundamental como política empresarial el trabajo del sector de recursos humanos con el equipo. “Al tener tantos empleados empezamos a notar la necesidad de contratar a alguien específico en esta área, que la verdad consideramos un trabajo primordial porque se ocupa constantemente de cuestiones importantes que involucran al personal”, comentó en relación a la preocupación por brindar los cuidados necesarios para el equipo.

 

Eso mismo destaca Carlos Franco, miembro fundamental del Cementerio Parque, quien llegó de Formosa hace 30 años y comenzó su carrera en la empresa siendo muy joven. “La mitad de mi vida fue en esta empresa y la calidad humana hace que siga acá tantos años después. Y es porque siempre nos tienen en cuenta a todos, están pendiente de que estemos cómodos y sobre todo se preocupan de que el personal siga aprendiendo”.

En ese sentido, la empresa busca capacitar y profesionalizar su staff con diferentes charlas motivacionales y de liderazgo. Esto mismo cuenta Marisa Peloso, miembro del área administrativa de la empresa: “hicimos muchísimos cursos de atención al público, de ventas, de ceremonial, trabajos en equipo, de oratoria, de religiones. Nosotros siempre estamos tratando de evolucionar y seguir avanzando en cuanto a qué cosas podemos cambiar o mejorar como equipo de la empresa”.

Por su lado Juan Molina, del área de jardinería y paisajismo del Parque, cuenta que su labor como empleado de mantenimiento fue evolucionando hasta llegar al puesto que hoy le apasiona. “Yo estoy en la empresa desde que inició, esta es como mi casa. Me siento muy agradecido porque me dieron la posibilidad de estudiar jardinería y paisajismo, seguir mejorando en eso que es lo que me gusta”, cuenta Molina.

“Cuando comencé, venía una vez por semana y no sabía nada, para mí era algo nuevo. Con el tiempo fui aprendiendo con la ayuda de las personas que estaban, porque acá siempre tenés a alguien que te va enseñando. Siempre sentí un gran apoyo y me hicieron participar en charlas y distintas capacitaciones por ejemplo con las reuniones que se hacen con otros parques. Y eso uno traslada a la gente y así se va formando todo el equipo donde todos estamos capacitados para poder resolver una situación que por ahí es muy difícil”, contó Fernández sobre su experiencia.

El trato humano del día a día con los clientes en un rubro sensible, implica un trabajo de especialización que, con el correr de los años, se volvió un punto fuerte en el que se destaca el equipo.

Desde la gerencia reafirman ese punto como algo fundamental en la empresa: siempre darle una respuesta al cliente y tratar cada situación de forma personalizada. En ese sentido, con el correr de los años Parque del Recuerdo fue sembrando la costumbre de brindar servicios y homenajes personalizados en fechas especiales. “Lo que se destaca de la empresa es que siempre hay innovación, nunca se repite una cosa con la otra. Y eso la gente lo ve y nosotros vemos la respuesta con la afluencia que tenemos. Se trabaja mucho en eso, en el detalle de cada servicio y de cada evento”, afirmó Fatelevich.

Fuente: Diario El Litoral.