Cómo mantener la conexión con quien ya partió.

La muerte de un ser querido nos lleva a sentir un inmenso dolor en el corazón. El reloj profundiza esta ausencia con cada segundo que pasa mientras que las fiestas familiares sólo parecen empeorar nuestra salud emocional cuando pensábamos que estábamos sintiéndonos un poco mejor. 

Si bien su muerte nos impide disfrutar de su presencia física esto no significa que hayamos perdido con él una relación mucho más profunda y trascendental: la conexión espiritual. Sólo hace falta usar un poco tu imaginación y vas a ver cómo en cada rincón de la casa encontrás una manera de hacer sentir que ese ser querido sigue estando al lado tuyo.

1. Creá un original álbum de fotos.
Tomá aquellas imágenes que te hacen recordar los bellos momentos: cumpleaños, viajes, pequeñas reuniones familiares, todos esos invaluables instantes en los que has disfrutado de su presencia. Pensá en diseñar este álbum de manera que refleje no sólo aquellos preciados recuerdos de felicidad que disfrutaron juntos sino que también irradie sus gustos, habilidades y sueños.

2. Realizá un collage digital.
No todos somos habilidosos dibujantes por lo que el collage digital puede ser un medio artístico muy útil para retratar aquellos momentos compartidos, especialmente si lo podés hacer en la comodidad de tu computadora. El arte te ayudará a conectarte con las emociones más profundas por lo que, a través de estos collage, vas a poder inmortalizar no sólo aquello que estás sintiendo sino también los momentos más especiales que siempre estarán presentes en tu corazón.

3. Escribí un blog.
No dudes en abrir un blog en el que puedas hablar sobre aquel tema que a él tanto le gustaba y sobre el que ustedes solían tener largas horas de conversación. Es un procedimiento sencillo así como también lo es su utilización. En plataformas como Blogger entre otras más, sólo necesitás crearte un usuario y no es necesario tener conocimientos de informática. Esta herramienta te ayudará a encontrar un modo de seguir sintiendo que estás hablando con tu familiar recuperando aquellos temas que con tanta pasión solían compartir.

4. Redactá una carta.
Es normal que sientas deseos de hablar con tu ser querido para contarle cómo te sentís luego de su ausencia. Si tu familiar solía escucharte y aconsejarte cuando atravesabas momentos difíciles será aún más profundo el sentimiento de desconsuelo y soledad que sientas ante la falta de sus palabras de aliento o de su mano tendida para levantarte ante cada caída. La redacción de esta carta te permitirá reflexionar sobre aquellos consejos o palabras que él te diría así como también pensar en cómo a él le gustaría verte.

5. Plantá un árbol.
La naturaleza nos recuerda a cada instante el milagro de la vida. No sólo será un modo de celebrar la vida de tu ser querido sino también la relación que los une a pesar de la distancia. Cada vez que sientas deseos de hablar con él o abrazarlo no dudes en acercarte al árbol y hacerlo, es un modo de sentirte cerca de él.

6. Prepará su comida preferida.
Los cumpleaños o reuniones familiares suelen profundizar aún más la ausencia de nuestro ser querido. Los aromas de la cocina son unos de esos recursos que suelen traer a nuestra mente un puñado de momentos compartidos: el aroma del café de las mañanas, la deliciosa salsa de la abuela, el exquisito bizcochuelo de mamá…
Pensá en cuál era esa comida especial, cocinala en familia y disfrutala en compañía de tus seres queridos. De esta manera, no sólo su presencia se hará notar durante toda la reunión sino que cada aroma que envuelva la casa será una bocanada de recuerdos que vendrán a tu mente.

7. Colocá fotos de él (ella) en la casa.
Todos inmortalizamos los más gratos instantes compartidos en familia tomando una fotografía. No dudes en elegir aquellas fotos que conserven grandes momentos de la vida. No se trata de crear un santuario en el que sólo haya fotos suyas sino de incorporar su presencia en la casa mediante imágenes que cada vez que las observes te brinden una sonrisa que, sin dudas, es una medicina emocional primordial durante el proceso de duelo.

8. Hablá imaginariamente con él (ella).
Cuando estés atravesando un momento difícil que necesitas compartir con tu ser querido no dudes en ir hacia un espacio cómodo de la casa en donde puedas hablar con él ¡Sí, no tengas miedo! No es descabellado hacerlo ni menos aún estás retrasando tu duelo. Este pequeño momento de conexión con tu ser querido te permitirá expresar tus preocupaciones reflexionando sobre cuál sería el consejo o las palabras de aliento que él (ella) te daría para que puedas salir adelante.

9. Visitá el cementerio.
Te permitirá encontrar un espacio de intimidad en el que vas a poder llevarle flores y contarle cómo te ha ido en estas últimas semanas. Sin embargo, no todas las personas están preparadas para visitar a su ser querido en el cementerio. Estar frente a su tumba te enfrenta ante su irreversible y dolorosa muerte por lo que puedes hacerlo solo si lo sentís de verdad. No permitas que nadie te fuerce a hacerlo si no te sentís preparado.

10. Organizá un homenaje en el aniversario de su muerte.
Pensá en actividades que te gustarían hacer para celebrar la vida de tu familiar ¡No tengas miedo a lo que puedan decirte! Sos vos quien debe encontrar el mejor modo de recordar no sólo la dolorosa pérdida sino también la maravillosa vida que compartieron. Algunas ideas interesantes pueden ser: organizar una reunión familiar en el que cada uno comparta anécdotas sobre él o ella, organizar una comida en la que se cocine su plato favorito, diseñar un álbum de fotos en el que cada familiar traiga su imagen, realizar una misa, etc.

11. Lleva siempre algo de él (ella).
Todos conservamos un objeto que nos ha regalado nuestro ser querido que hemos perdido. Una cadenita de la abuela, un anillo de papá, un libro del tío. Estos valiosos tesoros pueden ser de gran ayuda cuando sentís que la ausencia de tu familiar se vuelve insoportable, sobre todo cuando se acercan fechas especiales en las que desearías profundamente que estuviera allí para acompañarte. No sólo te permitirá sentir que tu ser querido está contigo celebrando este gran momento sino que además vas a poder encontrar una nueva y especial conexión con él a pesar de su ausencia.

12. Realizá ese viaje que habían planeado juntos.
¿Cuántas veces conversaron sobre lo maravilloso que sería compartir un viaje juntos? Las obligaciones laborales, familiares y económicas muchas veces hacen que posterguemos nuestros deseos. Esta experiencia te abre las puertas a una montaña rusa de emociones pero al final vas a sentir la satisfacción de haber cumplido uno de los más grandes deseos de tu ser querido. Si no podés hacerlo solo, no dudes en hablar con un amigo o familiar para que pueda acompañarte en esta aventura emocional en la que la conexión con tu ser querido estará presente en cada instante.

Recordá que lo importante es que puedas encontrar en tu botiquín emocional todas las medicinas necesarias para sentirte cada día un poquito mejor.